CALABOBOS.

Que, con lo que esta cayendo en los asuntos de corrupción, no obligue a que los políticos se pongan de acuerdo a la hora de promover leyes para que, casos como los robos a los que estamos siendo sometidos, ni siquiera pasen por la cabeza de cualquier servidor público, solo es una maldita tomadura de pelo. O lo que viene a ser lo mismo, el tratar al contribuyente como “jilipollas”.
Si de verdad existe alguien que no sepa la realidad en el fondo de la cuestión, me gustaría llamarle, desde aquí, ingenuo como poco.
Es lamentable ver al mismo Presidente de la nación, escudado en una recuperación solo numérica de la economía, como se borra de sus obligaciones como compareciente, en un pleno en el Congreso para aclarar, lo más blanco posible, todos los detalles de sospecha, que en este momento caen, no solo sobre él, si no, también sobre toda la clase de gobernantes que nos prometen cosas cada cuatro años.
No hay ningún gobierno, en la Historia de nuestra democracia que se haya interesado por dotar de medios a la Justicia para poder atacar estos métodos que, con cualquier color de gobernantes en el poder, se suceden como la lluvia en un otoño gallego. Calando, acostumbrándonos a ello. Calabobos.
Del mismo modo, no existen más que medidas que se quedan en notas de B.O.E., que solo supuran heridas de votantes perpetuos, mientras que la paupérrima situación ideológica se une a la desesperanza promovida por la mala gestión de una crisis engendrada en las entrañas de la avaricia, para que simulacros de políticos con mucha palabra y poca idea, se hagan con los corazones de votantes de un desastre.
Cataclismo de un conglomerado en una sociedad, que pierde identidad política a cada caso de desesperanza ladrona de tanto cobijo de enterados de lo público.
EL español ha sido pillo por naturaleza. Perdimos imperios por ello. Desechamos la historia de un pueblo que colonizara un continente por ello. No en vano, trabajar para el estado es lo más agradable de una sociedad en la que lo Publico, es sinónimo de barra libre, de fuente inagotable de dinero fácil y sencillo, al mismo tiempo que contribuir al erario es sinónimo de idiotez.
La misma idiotez que tenemos al soportar tanto cabronazo.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s