JUSTICIA Y PUEBLOS

La justicia esta al alcance de los pueblos. Los mismos pueblos que han organizado sus estructuras para poder burlarla, para enriquecer egos propios por encima de la realidad que le rodea.

Es la realidad de este poderoso mundo que se mueve por la necesidad de la opulencia. Incluso las religiones presentan esa avaricia para cambiar su manera y forma de existir con el único sentido de profundizar en sus ganancias para ser mas grandes.

Los gobiernos nos hacen creer que nuestro voto decide el ritmo de nuestras democracias, pero en realidad son los poderes económicos quien mueven nuestro mundo.

La justicia como tal, se encuentra al alcance de los pueblos, pero solo se queda ahí. El alcance se hace a cada paso mas lejano.

No hay tal justicia mientras las trabas que se presentan son obstáculos a cada vez mas insalvables.

Cuando la propia riqueza organiza crisis en las que se dejan libertades y estas pérdidas se presentan como necesidades de ajustes, no es el pueblo el que participa ni decide el camino a tomar. Mientras, los gobiernos se desdicen para tomar el camino de un mercado que le merma por la deuda, aquella que estrangula derechos y que genera diferencias. 

No es libertad plena la que presenta un sentimiento de culpa a sus ciudadanos necesitados, por plantear la vida por encima de sus posibilidades, esas mismas que se le presentasen como logros de una política equivocada que solo presagiaba un final trágico.

No es justicia la que no pena tan malas gestiones, las que se dejan por el camino miles de oportunidades para saldar cuentas con los verdaderos culpables amparados en la mas loca de las especulaciones.

El corrompido sistema solo genera recortes para el pago de la parte baja en la piramide, mientras el pico nota a cada paso, una recuperación basada en el sufrimiento de los débiles y necesitados.

El populismo, aprovechado de situaciones adversa, no presenta mas candidatura que la propaganda inalcanzable, mientras no se encuentra la raza política que nos enseñe el camino de la honradez, de poner por delante el beneficio de ciudadanos por encima del poder, de ese PODER que solo entiende de mas producción de mas dinero, de mas consumo y de menos bienestar para que la necesidad vuelva a generar mas dinero, mas especulación, mas ansiedad y otro ciclo en el que pernoctaran derechos adquiridos con sangre.

Cuando un país y su sociedad, cuando el mundo sepa encaminarse para salvarse sin tener que pasar por encima de quienes lo sustenta, habrá dado un paso enorme para encontrar la vereda a la verdadera democracia, esa en la que en realidad todos seamos iguales y la salvaguarda de lo derechos sean tan importantes como el capital que la mueve.

El equilibrio entre ambas cosas es lo hay que exigir a los gobernantes, ni mas, pero tampoco menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s