Llego el comandante y mando parar.

La Historia genera personajes en los que mirarse.
Dice hoy Mauricio Vicent en El Pais, del reciente fallecido Fidel Castro, que se fue un “líder autoritario o tirano sin más para media humanidad, leyenda revolucionaria y azote del imperialismo yanqui para los más desposeídos y la izquierda militante, sin duda una definición en la que mirar el verdadero sentido de un personaje que marcara la reciente Historia de nuestra humanidad.

Describir aquí la trayectoria, buena o mala, pendiente del catalejo ideario que cada uno aporte de Castro, no es intención de quien emite estas lineas.
Veía esta mañana la indiferencia de muchos y la importancia que le dan al personaje otros.
Para quienes lo ven como un dictador, es solo eso, alguien que cerrado al sentimiento global del capitalismo condenó a once millones de personas en un país hasta el punto de retrasar su progreso muchos años al actual.
Para la otra parte, es quien se enfrentara al mandato e idearios que los países mas ricos desean imponer a los mas débiles.

Como quiera, cuando el 8 de enero de 1959, Fidel Castro entrara triunfal en La Habana, se creo una leyenda que ha marcado parte del ultimo siglo y el inicio de este, originando uno de los personajes mas importantes, mas odiado o loado, de los tiempos recientes.

Fidel, ese amigo de otro mito Ernesto “Che Guevara”, fue el revolucionario de una época, fue el resistente con unas ideas contra el poder abusador , pero al mismo tiempo se volcó en llegar a ser el autoritario aparcado en el comunismo mas rancio que perdiera el significado que se llevara la caída de aquel muro en Berlin.

Resistente a sus ideas, amante de escucharse así mismo y de las proclamas de horas de discurso, generó una filosofía propia que ha dejado a Cuba en un momento de su historia en el que debe saber, si seguir por el camino marcado por quien ahora nos ha dejado, o iniciar esa apertura que para tantos es necesaria.

Se trata de ese momento en el que la Historia generará otros personajes en los que mirarse.

imgres-1

El 3 de Octubre de 1965, en La Habana, Fidel Castro hizo pública una carta leyéndola ante los asistentes a uno de sus discursos. El ella, el Che, se despedía de él ante su eminente partida hasta Bolivia, donde encontró su tráfico final, en Octubre de 1967; en ella Ernesto escriba:
“Que si me llega la hora definitiva bajo otros cielos, mi último pensamiento, será para este pueblo y especialmente para ti”.
El guerrillero, termino sus días a manos de soldados bolivianos, Fidel continuo hasta ayer como guerrillero para unos y dictador para otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s