El miedo.

Atenazados por el futuro, el ser humano ha estado siempre pendiente de lo que le queda por vivir. La sensación de vacío que siempre nos ha producido lo que nos sucederá mas adelante ha atenazado desde que tenemos consciencia. Necesitamos pensar que estamos seguros, que los nuestros viven dentro de esa seguridad y tramitar garantías que sean del todo creíbles para nuestra y su estabilidad, tanto emocional como corporal.

La crisis en la que nos metieron nuestros poderosos, nos genero pánico, nos insuflo miedo al no saber donde tendría el final. Ese miedo, nos atenazó tanto que nos hizo mas pobres, no solo de espíritu, también de convicciones y de clases. La mal llamada crisis, no ha sido sino una excusa para organizar las sociedades capitalistas en clases mas distanciadas, en las que el poderoso apela al poder perpetuo acumulando mas riqueza, y el pobre especula con la pobreza como salida a una asfixiante sensación de capacidad recuperadora.

La salida por la que nos han enseñado la luz de recuperación, no es mas que una salida de nuestro recorte y amontonamiento de miedos : a la perdida de poder adquisitivo, a la perdida de capacidad de consumo, a la perdida de comodidad y capacidad así como esa perdida de clase adquirida con una burbuja creada por y para ellos de la que ahora nos culpan.

A esas perdidas, y sin ningún tipo a anestesia, se han sumado otras perdidas con grado mas alto de dureza y que consentimos dentro de ese miedo amenazador que nos han impuesto. Se trata de esa perdida de derechos. Perdida de capacidad para alzar la voz por todo lo que con anterioridad hemos luchado y por lo que ahora nos ahoga protestar ante el miedo paralizante de la sociedad actual. Nada atenaza mas que el pánico en las situaciones limites  y nada hace mas paralizada una sociedad, que la perdida de capacidad de respuesta ante el miedo a perder : posición, trabajo, comodidad y garantías, sin olvidar los derechos.

Trabajamos por menos dinero, la sanidad ha perdido efectividad, las protecciones peligran y las garantías tiemblan mientras seguimos organizando gobernantes que no influyen en mejoras sustanciales, amparados en una recuperación a base de nuestros esfuerzos en perdidas. Al mismo tiempo, las voces discordantes y salidas reales no son mas que extremos amparados en las esquinas del sistema que viajan entre la ultraderecha y la ultra izquierda que al mismo tiempo genera mas miedo.

Anoche, en Madrid, y según informan medios, un elevado tanto por ciento de personas prefirieron no salir a ver, con sus hijos, la tradicional noche de reyes con su cabalgata.

El miedo a un atentado, los dejo en sus hogares. Se trata de ese medio que nos llega desde el terrorismo. Ese miedo que hizo que la presencia de los reyes Magos, fuera una exhibición de protección policial para sus asistentes.

Mas miedo, para todos. Otro tipo de miedo que implica un mundo lleno de eso, de miedo.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s